BED AND BREAKFAST CON PISCINA EN PREMIÁ, BARCELONA

HISTORIA DE LA CASA

Es una masía de 3 plantas y más de 1000m2 construidos en una finca de 50.000m2.
No se conoce exactamente el origen de Can Casadellà. Hay referencias de que ya existía a principios del siglo XVI. Desde el principio hasta mediados del siglo XIX, la casa era una masía, centro de una importante explotación agrícola, basada fundamentalmente en la horticultura y la viña. A lo largo de tres siglos, la casa va creciendo, pero mantiene básicamente su estructura y aspecto externo. De esta época se conserva todo el interior del segundo piso de la casa, donde están ubicadas las habitaciones de huéspedes.

En el año 1858 la familia Casadellà adquiere la propiedad y hace grandes reformas, que hacen tomar a la casa prácticamente el aspecto que tiene hoy en día. Se trata de una casa de estilo “indiano”, es decir con reminiscencias de las mansiones de las colonias caribeñas españolas. Muy probablemente los propietarios eran comerciantes que habían hecho fortuna en Las Américas.

En el año 1914 la familia Botey, perteneciente a la pujante clase industrial catalana de principios del siglo XX, compra la mansión y hace algunas reformas interesantes en el interior, dejando intacta la fachada. De esta época es todo el ajardinamiento a base de románticas placetas y largos paseos de cipreses, almendros y olivos que rodean las viñas, que se mantienen en producción hasta los años setenta.
En el año 2007 se han hecho importantes reformas a nivel de confort, para que nuestros huéspedes puedan gozar de esta centenaria edificación con las máximas comodidades.

EL JARDÍ

La casa se encuentra situada dentro de una finca de cinco hectáreas, que incluyen huerto, capos de cultivo y bosque mediterráneo. Por toda la finca se puede pasear por amplias avenidas que llevan a diversidad de rincones encantadores.
Una antigua balsa de riego, delante mismo de la casa, ha sido habilitada como piscina. Pueden relajarse tomando el sol o a la sombra de árboles centenarios.